Las resistencias contienen datos de vida pretérita de cada persona, y revelan, de forma convincente, que constituyen de los mejores elementos auxiliares del análisis, siempre que por medio de una acertada técnica se las sepa orientar favorablemente.
De todos modos, estos datos comienzan a ponerse al servicio de la resistencia y no exteriorizan sino una fachada hostil al tratamiento. Asimismo, puede decirse que se trata de caracteres o cualidades peculiares al yo del cliente, que fueron movilizadas para combatir aquellas modificaciones que el tratamiento aspira a conseguir. Siendo que al estudiar estos caracteres daríamos cuenta de que se han formado en relación con condiciones de neurosis y por reacción contra sus exigencias.
Las anteriores, podrían considerarse como latentes, en el sentido de que no se hubieran jamás presentado, o no se hubiera generado con la misma intensidad fuera de la neurosis.
Las anteriores no constituyen y no deben constituir algo imprevisto para el analista, ya que se deben contar con ellas, siendo que únicamente desagradarían si no lográsemos contar con ellas, al provocarlas con una precisión suficiente y hacerlas inteligibles a la persona.
Freud indica que la supresión de resistencias constituye lo más importante en la función analítica, siendo la única parte de nuestra labor, que si llegamos a llevarla a buen puerto, podría darnos la certidumbre de haber prestado un verdadero servicio.
Cabe rescatar que las resistencias son producto de las fuerzas del yo, de sus cualidades características, tanto conocidas como latentes. Por tanto, son estas mismas fuerzas y cualidades las que deben de haber determinado la represión o, haber contribuido a producirlas.

Dr. Carlos Bonilla Cortés

El Doctor Carlos Bonilla Cortés es Psicólogo & Psicoanalista. Atiende su Clínica Privada en la Torre Médica de Momentum Pinares, San José, Costa Rica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.