Obsesión

En las obsesiones, el estado emotivo, es lo principal, persiste inalterado, variando la idea a él asociada. Las personas que dudan, dudan de muchas cosas, a la vez, sucesivamente. Este estado emotivo permanece invariable, inmutándose, la idea, mientras que el estado emotivo está siempre justificado.

El sello patológico, es:

  • Estado emotivo eternizado,
  • La idea asociada, no es la idea justa (original), relacionada con la etiología de la obsesión, sino una idea sustitutiva de la misma.

acumuladores-psicologos-en-costa-rica

Así, en los antecedentes del paciente, en la época inicial de la obsesión, puede hallarse siempre la idea original, después sustituida. Estas ideas, corresponden a impresiones penosas de la vida sexual del individuo, que se ha forzado en olvidar, sin conseguir más que reemplazar la idea inconciliable por otra, poco apropiada para asociarse al estado emotivo, el cual ha permanecido sin alteración. Esta conexión del estado emotivo y la idea asociada, generará el carácter “absurdo” de las obsesiones.

En otras situaciones la idea original, ha sido también sustituida, pero no por otra idea, sino por actos o impulsos que sirvieron originariamente de alivio o de procedimientos protectores, y que ahora se hallan en grotesca asociación con un estado emotivo, con el que no armonizan, pero que es el original y continua estando justificado como principio.

Tal sustitución se debe a:

  1. Expresión de una disposición psíquica especial. Así, se han hallado frecuentemente en las obsesiones la herencia similar, como en la histeria.
  2. Acto de defensa del yo contra la idea inconciliable. De ésta manera, el esfuerzo de voluntad realizado para expulsar la idea o el resultado penoso del campo de conciencia. En otros casos la expulsión de la idea inconciliable se produjo de un modo inconsciente, que no ha dejado huella en la memoria.
  3. Sustitución hace imposible el estado emotivo.

Las obsesiones son múltiples y más especializadas; las fobias monótonas y más típicas.


Dr. Carlos Bonilla Cortés

El Doctor Carlos Bonilla Cortés es Psicólogo & Psicoanalista. Atiende su Clínica Privada en la Torre Médica de Momentum Pinares, San José, Costa Rica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.