Resistencias Intelectuales

Las resistencias intelectuales no son las peores, por lo que se lograría siempre vencerlas. Pero permaneciendo dentro del cuadro del análisis halla el enfermo el medio para suscitar las resistencias contra las que la lucha resulta difícil.

Así, en lugar de recordar, “repite” los sentimientos y actitudes de la vida pretérita, que por medio de la transferencia pueden ser utilizados como procedimientos de resistencia contra el medico y el tratamiento.

De ésta manera, los enfermos de sexo masculino reproducen generalmente, los sentimientos que abrigaron hacia el propio padre, sustituyendo a éste por la persona del analista, y convirtiendo en resistencia determinados caracteres de la relación filial o resultante de ella, tales como el deseo de independencia, el amor propio que impulsa al hijo a igualar o sobrepasar a su padre y la repugnancia de echar sobre sí, una vez más en la vida, el peso del agradecimiento.

De igual forma, se puede experimentar la impresión de que el propósito de confundir al psicólogo-analista, al hacerle sentir impotencia y triunfar sobre él, supera el enfermo a la intención mejor y más lógica de ver curada su enfermedad.

Por otra parte, las mujeres muestran una maestría en utilizar como procedimientos de resistencia la transferencia sobre el –psico-analista- de sentimientos cariñosos de acentuado carácter erótico.

Cuando la anterior tendencia, llega a alcanzar cierta intensidad, pierde la enferma todo interés por el tratamiento y olvida todas las obligaciones a que habría prometido someterse en sus comienzos.

Asimismo, los celos no dejarían de presentarse, y la decepción que causa a la paciente la cortés frialdad que el medico opone a sus sentimientos, no pueden sino contribuir a perturbar las serenas relaciones personales que deben existir entre el analista y el sujeto; y a eliminar además, de este modo uno de los mas poderosos factores del análisis.


Dr. Carlos Bonilla Cortés

El Doctor Carlos Bonilla Cortés es Psicólogo & Psicoanalista. Atiende su Clínica Privada en la Torre Médica de Momentum Pinares, San José, Costa Rica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.