La Atención Flotante

Atención flotante es la expresión creada por Freud para designar una de las (3) principales reglas técnicas, en la que el analista debe escuchar al paciente sin privilegiar ningún elemento del discurso de éste último; dejando obrar su propia actividad inconsciente.

castillo-flotante-wallpapers_27910_1600x1200

Freud la formuló explícitamente en Consejos al Médico sobre el Tratamiento Psicoanalítico en 1912:

“No debemos otorgar una importancia particular a nada de lo que oímos y conviene que le prestemos a todo la misma atención flotante”.

La atención flotante supone entonces, por parte del analista, la supresión momentánea de sus prejuicios conscientes y de sus defensas inconscientes, no debiendo privilegiar, en su escucha, ninguno de los elementos particulares del discurso del analizado.

La atención flotante es, en relación con el analista, el proceso correspondiente o contrapunto de la asociación libre (de la manera no selectiva en que el analizado debe comunicar sus ocurrencias durante el análisis).

A la vez, es uno de los tres elementos o preceptos que forman parte de la disposición psíquica o actitud anímica del psicoanalista, siendo la neutralidad y la regla de abstinencia los otros dos. Así, el conjunto de estos tres elementos permite crear una atmósfera de comunicación “de inconsciente a inconsciente”, lo que hace posible la asociación libre.

atencion flotante

La atencion flotante, en palabras de Freud, para el analista es:

La “(…) técnica es muy simple. Desautoriza todo recurso auxiliar, aún el tomar apuntes, según luego veremos, y consiste meramente en no querer fijarse {mermen} en nada en particular y en prestar a todo cuanto uno escucha la misma atención parejamente flotante”.

Fuente: Laplanche & Pontalis.


Dr. Carlos Bonilla Cortés

El Doctor Carlos Bonilla Cortés es Psicólogo & Psicoanalista. Atiende su Clínica Privada en la Torre Médica de Momentum Pinares, San José, Costa Rica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.