Características de un Terapeuta eficaz desde la Psicología, por Albert Ellis

 

  1. Interesado vitalmente por ayudar a los clientes y enérgicamente dispuesto a trabajar para satisfacer dicho interés.
  2. Acepta incondicionalmente a sus clientes como personas, mientras se enfrenta e intenta aliviar algunas ideas, sentimientos y comportamientos autoderrotistas de los clientes.
  3. Confía en su propia habilidad terapéutica, y sin ser rígidos o grandilocuentes, creen firmemente que sus técnicas principales van a funcionar.
  4. Poseen un amplio conocimiento sobre terapias y prácticas terapéuticas; son flexibles, no dogmáticos y científicos y, consecuentemente, están abiertos a adquirir nuevas competencias y a experimentar las mismas.
  5. Son eficaces en comunicar y enseñar a sus clientes nuevas formas de pensar, expresar emociones y comportarse.
  6. Son capaces de afrontar y aliviar sus propias perturbaciones y consecuentemente no están ansiosos, deprimidos, hostiles, auto-disminuidos, autocompasivos o indisciplinados de manera regular.
  7. Son pacientes, persistentes y trabajadores en su práctica terapéutica.
  8. Son éticos y responsables y utilizan la terapia cuasi-enteramente en beneficio del cliente y no por indulgencia personal.
  9. Actúan profesionalmente y de manera adecuada en el ámbito terapéutico, pero continúan siendo capaces de mantener cierto grado de humanidad, espontaneidad y disfrute personal en lo que hacen.
  10. Son animosos y optimistas y muestran a los clientes que, independientemente de las dificultades que puedan experimentar, pueden cambiar de manera considerable.
  11. No intentan ayudar a sus clientes a sentirse mejor y a vencer los síntomas presentes, sino que también les ayudan a realizar un cambio actitudinal profundo que les permita mantener sus logros, continuar mejorando y evitar futuros trastornos.
  12. Están deseosos de ayudar prácticamente a todos los clientes, remiten libremente a otros terapeutas aquellos clientes a los que piensan que no pueden ayudar o a los que no están interesados en ayudar, y procuran no implicarse ni excesivamente ni demasiado poco con los clientes que reciben. Intentan superar sinceramente los fuertes sesgos que pueden tener a favor o en contra de sus clientes y que pueden interferir con su eficacia terapéutica.
  13. Poseen suficiente capacidad de observación, sensibilidad hacia los otros, inteligencia práctica y juicio como para desanimar a sus clientes de tomar decisiones absurdas y temerarias y de dañar seriamente a otros.

Fuente: Albert Ellis (p.: 162-163, 1985)


Dr. Carlos Bonilla Cortés

El Doctor Carlos Bonilla Cortés es Psicólogo & Psicoanalista. Atiende su Clínica Privada en la Torre Médica de Momentum Pinares, San José, Costa Rica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.