Horario de Descanso en los Niños

Crear un horario de descanso en los niños y niñas es esencial para la salud y el desarrollo infantil, es el sueño necesario para ellos.

tiempo-ninos-dormida-psicologos-costa-rica

El sueño promueve el estado de alerta, la memoria y un mejor rendimiento. Así, los niños que duermen lo suficiente funcionan mejor y son menos propensos a problemas de comportamiento e irritabilidad. Por eso es importante que los padres ayuden a sus hijos a desarrollar buenos hábitos de sueño desde una temprana edad.

Cada niño es diferente y el número de horas de sueño que usted necesita varía. El gráfico muestra el número recomendado de horas de sueño, incluyendo siestas, para niños hasta la edad de doce años.

¿Cuánto debe dormir un niño?

  • 0 – 2 meses: 10,5 a 18 horas
  • 2 – 12 meses: 14 – 15 horas
  • 1 – 3 años: 12 a 14 horas
  • 3 – 5 años: 11 a 13 horas
  • 5 – 12 años: de 10 a 11 horas

Horario-Ninos-psicologos-costa-rica

Los niños necesitan rutinas diarias y el beneficio de ellas

La mejor sugerencia para que los niños desarrollen buenos hábitos de sueño es adoptar una rutina nocturna. Así, una rutina “típica” a la hora de retirarse a dormir, es la siguiente:

  • Un refrigerio ligero,
  • Ducha/Baño,
  • Ropa de dormir,
  • Cepillado de dientes,
  • Leer una historia o cuento,
  • Cuarto en ambiente tranquilo y temperatura agradable, ponga al niño en la cama,
  • Diga adiós/hasta mañana/buenas noches, y salga de la habitación tranquilamente.

Sugerencias para la hora de Dormir

Cuente con una hora fija para irse a la cama todas las noches. Logre que el acostarse sea una experiencia positiva y relajante, sin televisión o videojuegos. El ver televisión antes de acostarse puede interferir con la capacidad para conciliar el sueño y permanecer dormido, por lo que es mejor promover actividades que sean relajantes y no estimulantes, donde no realicen juegos favoritos de los niños dentro de su habitación.

Así, mantenga un medio ambiente (por ejemplo, luz y temperatura) cómodo y tranquilo durante la noche.

Anime al niño a conciliar el sueño por sí mismo (sin su ayuda)

Logre que su hijo establezca asociaciones positivas con el sueño, al cabo de que la ayuda de los padres no deba ser necesaria para que el niño duerma.

Un niño que duerme por sí mismo puede volver a dormir más fácilmente si se despierta durante la noche (y tome en cuenta que la llamada de los niños durante algunos momentos de la noche suele ser normal, mientras no sea recurrente).

No contribuya a que su hijo o hija no pueda volverse a dormir cuando se despiertan en tanto usted le refuerce lo anterior, brindándole reforzamientos positivos. En este sentido, su presencia en la habitación del niño cuando se despierta intensifica la necesidad de su presencia para que el niño vuelva a dormir. Incluso los bebés en el hombro, cuando les carga cada vez que se despiertan, motivarán aun más el no lograr dormirse solos luego de su partida.

Por supuesto que hay momentos en que no se debe negar la asistencia y el cuidado. Es importante que el niño reciba un mensaje claro y consistente, al cabo de que la expectativa es que se duerma sin ayuda.

Mitos y hechos sobre la Infancia y el sueño

Mito # 1: El niño debe dormir boca abajo.

Los bebés deben dormir boca arriba. De acuerdo con la iniciativa “Back to Sleep” (juego de palabras que indica tanto “Back to Sleep” y “dormir boca arriba“), reduce el riesgo del Síndrome de Muerte Súbita del Lactante.

La Academia Americana de Pediatría recomienda también que los padres no permitan que los niños duerman en una cama de agua, sofá, o almohadas suaves, con superficies blandas u otros. Se recomienda así, que tampoco los niños pequeños duerman con uno o ambos padres debido a la posibilidad de asfixia o estrangulación.

Mito # 2: Los padres deben esperar hasta que el niño este dormido antes de llevarlo a la cama.

Los niños deben ser puestos en la cama cuando tienen sueño, pero aún despierto.

Horario-de-Descanso-en-nina-viendo-television

Mito # 3: Los niños duermen más durante la noche si se toman siestas.

Los niños que duermen la siesta tienen un mal humor menor, y logran dormir mejor por la noche.

A pesar de las diferencias entre los niños, después de los seis meses de edad, se esperan siestas de media, y hasta dos horas, las cuales generalmente desaparecen entre los dos a cinco años de edad. No obstante, después de los cinco años, y en casos donde note somnolencia durante el día, o necesidad de siestas recurrentes, podria ser necesario que profundice la situación con un especialista.

Algunos trastornos del sueño que usted merece identificar en los niños

Pesadillas

Las pesadillas ocurren durante los periodos de transición al cabo de la vida cotidiana, en situaciones de estrés o cambios en la rutina del niño.

Por lo general ocurren durante la noche y pueden ser reminicencias del día anterior. Afortunadamente las pesadillas tienden a desaparecer espontáneamente.

Algunas estrategias eficaces para eliminar el problema son:

  • Estimular al niño a hablar de lo que pasó durante la pesadilla,
  • Presentación de imágenes agradables antes de ir a dormir, y
  • Evitar la televisión antes de acostarse.

Niño-dormido-Sueño-Psicologos-en-Costa-Rica

Temor, Terror Nocturno y sonambulismo

Los terrores nocturnos y el sonambulismo ocurren con más frecuencia entre los cuatro y ocho años de edad. Estos trastornos del sueño suelen ocurrir temprano en la noche.

En estas ocaciones el niño se encontrará entre-dormido, despierto, y generalmente no recordará lo que le sucedió.

A menudo, el despertar y consolar al niño, no es eficaz ya que puede prolongar aun más lo que sería un evento “normal“, no obstante, si es recurrente, consulte con su especialista.

Al respecto del sonambulismo, es importante retirar objetos que puedan significar un peligro dentro de la habitación, para así evitar que el niño se haga daño al caminar dormido.

Recuerde que dormir lo suficiente es vital para reducir la frecuencia de los terrores y también, al cabo del sonambulismo.

Apnea del sueño

La apnea del sueño es un problema grave en la que el niño hace una pausa en la respiración durante el sueño.

Los niños con apnea del sueño generalmente roncan, tienen un sueño inquieto y pueden manifestar somnolencia durante el día (somnolencia es más común entre los adultos con apnea).

familia-psicologos-costa-rica

La Hipertrofia (o agrandamiento) de las amígdalas y adenoides, así como alergias nasales, la obesidad u otros problemas de salud, son factores importantes en el desarrollo de la apnea del sueño en niños. Así, existen varias maneras de tratar la apnea del sueño y por lo tanto, es muy importante consultar con su especialista para confirmar el diagnóstico y un debido tratamiento (como una cirugía).

Narcolepsia

La narcolepsia suele comenzar durante la pubertad, pero puede dar inicio incluso antes.

Los niños con narcolepsia desarrollan somnolencia y “ataques incontrolables de sueño” durante los cuales se quedan dormidos, en contra su voluntad.

Esta requerirá un diagnóstico definitivo por parte de un especialista.

Por último, será importante rescatar investigaciones que revelan un 37 por ciento de niños de Kinder y hasta cuarto grado, sufren de al menos un trastorno del sueño.

Si usted sospecha que uno de estos trastornos lo ha ubicado en su hijo, o si su niño parece estar somnoliento, consulte con su especialista.

A continuación, una breve introducción al sueño en los niños y niñas, con sugerencias sobre límites y gestación de rutinas.


Dr. Carlos Bonilla Cortés

El Doctor Carlos Bonilla Cortés es Psicólogo & Psicoanalista. Atiende su Clínica Privada en la Torre Médica de Momentum Pinares, San José, Costa Rica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.