A continuación un artículo sobre la Ansiedad, publicado por CRHOY.com a cargo del Dr. Bonilla.


La An­sie­dad, según lo señalado por los Psicólogos en Costa Rica y a nivel mundial, cuenta con mu­chas caras, las cuales son fá­ci­les de iden­ti­fi­car.

AUNQUE NO SIEMPRE SERÁ USTED QUIEN LAS DETECTE: “El ser humano es ansioso por naturaleza”, dice el Psicoanalista Carlos Bonilla.

Son esos mo­men­tos, cuan­do el cuer­po le pide co­mi­da, aun­que no sien­ta ham­bre, esos ins­tan­tes en los que se per­ca­ta de que ya se comió las uñas, esos en los que mueve el pie sin darse cuen­ta, y po­dría­mos se­guir, la lista es larga.

¿Po­dría ser usted an­sio­so? Re­co­noz­ca los sín­to­mas de la Ansiedad

Si usted pre­sen­ta con fre­cuen­cia tres o más sín­to­mas, es mejor que con­sul­te con un psicólogo es­pe­cia­lis­ta para des­car­tar un tras­torno de an­sie­dad.

la ansiedad y su psicologia

Ner­vio­sis­mo ex­ce­si­vo

  • Mo­vi­mien­tos cons­tan­tes y re­pe­ti­ti­vos de pier­nas y/o bra­zos,
  • Se come las uñas, tira del ca­be­llo, se rasca cons­tan­te­men­te y sin razón cier­tas par­tes del cuer­po,
  • Falta de con­cen­tra­ción,
  • Res­pi­ra­ción ace­le­ra­da o di­fi­cul­tad para res­pi­rar,
  • Au­men­to de las pul­sa­cio­nes,
  • Ta­qui­car­dia y pal­pi­ta­cio­nes,
  • Su­do­ra­ción anor­mal,
  • Irri­ta­bi­li­dad,
  • In­som­nio,
  • Dolor de ca­be­za,
  • Ma­les­tar es­to­ma­cal,
  • Sen­sa­ción de hor­mi­gueo Ma­reos,
  • Tem­blo­res Boca re­se­ca,
  • Llan­to Sen­sa­ción de frío o calor anor­mal,
  • Sen­sa­ción de ahogo,
  • Dolor en el pecho,
  • En los casos más dra­má­ti­cos, dia­rrea o vó­mi­tos.

El psi­có­lo­go y psi­coa­na­lis­ta de la Torre Mé­di­ca Mo­men­tum en Pinares, Car­los Bo­ni­lla ex­pli­ca que los sín­to­mas de la an­sie­dad son aque­llas ma­ni­fes­ta­cio­nes que “se nos salen del cuer­po“, con algún mo­vi­mien­tos in­vo­lun­ta­rios, por ejemplo, simplemente por­que no las de­ci­mos, por medio de la palabra.

la ansiedad y sus sintomas

Morderse el labio

“Se nos va a salir como un mo­vi­mien­to en el cuer­po, el pro­ble­ma es que no le pon­ga­mos pa­la­bra a esas si­tua­cio­nes que sen­ti­mos. No po­ner­le una pa­la­bra significará no saber de dónde viene eso que sen­ti­mos, por lo cual, cuando se nos vengan encima, nos terminarán im­pac­tando, de golpe”, ex­pli­có el es­pe­cia­lis­ta en psicología. “Y al des­co­no­cer­lo se seguirá re­gis­tran­do, una y otra vez por­que no te­ne­mos forma de de­cir­lo”.

¿Qué de­to­na la ansiedad?

“Hoy en día lo que está su­ce­dien­do es que se está pa­to­lo­gi­zan­do­ al mismo ser hu­mano. Y es que la an­gus­tia sería la ca­rac­te­rís­ti­ca má­xi­ma del mismo, la marca re­gis­tra­da y hoy en día la es­ta­mos in­ten­tan­do tomar por enferma, esto sig­ni­fi­ca por ejem­plo, que una de las cosas más patológicas que veremos son los “ata­ques de pá­ni­co” y ella no es más que an­gus­tia y an­sie­dad, cuan­do se nos vienen las cosas sin pa­la­bra”, des­cri­be el Psi­coa­na­lis­ta. La an­sie­dad es ca­pi­tal. Todo su­je­to hu­mano es an­sio­so, todo ser hu­mano va a tener an­gus­tia, al­gu­nos más, otros menos”.

En ello van a in­fluir va­ria­bles so­cia­les, ge­né­ti­cas y am­bien­ta­les y cuan­do ellas se trian­gu­lan, por ejem­plo, se desa­rro­lla u­na si­tua­ción más alar­man­te, más fuer­te.

la ansiedad y que se puede hacer

La falta de con­cen­tra­ción será uno de los pri­me­ros sín­to­mas de la an­sie­dad. Sin em­bar­go, hay que en­ten­der tam­bién que la an­sie­dad no es si­nó­ni­mo de es­trés, mientras que hay quie­nes saben ma­ne­jar bien el es­trés sin caer en cua­dros an­sio­sos.

¿Es es­tric­ta­men­te ne­ce­sa­ria la me­di­ca­ción a la hora de la ansiedad?

Habrá si­tua­cio­nes pero, eso sólo lo de­ter­mi­na­rá el es­pe­cia­lis­ta en psiquiatría que tome el caso. Sin em­bar­go, es de suma im­por­tan­cia la co­mu­ni­ca­ción que se tenga con él, ya que un error en la cantidad de medicación, sólo man­te­ndrá la pa­la­bra, como un de­to­nan­te que en realidad permanecerá ocul­to.

“Si se pasa de una raya invisible, el pa­cien­te no podrá tra­ba­jar en su pro­ce­so, va a pasar ador­me­ci­do y con su pro­ble­ma de fondo, la­ten­te, quizá por el resto de su vida o hasta que “má­gi­ca­men­te”, se pueda dar una si­tua­ción vital que se encadene y le saque de golpe”, co­men­tó Boni­lla.

¿Qué al­ter­na­ti­vas nos pue­den ayu­dar en la ansiedad?

Yoga

El pri­mer con­se­jo del Dr. Boni­lla es que en­tien­da que no exis­te re­ce­ta má­gi­ca de cómo vivir, “por­que al fin y al cabo, siem­pre será ne­ce­sa­rio que el ser hu­mano cuente con alguna an­sie­dad o an­gus­tia. La an­gus­tia en reali­dad nos mueve, la an­sie­dad nos mueve mu­chí­si­mo, es un motor que nos puede hacer pro­du­cir”.

la ansiedad y sus tratamientos los psicologos

A par­tir de ese en­ten­di­mien­to, lo que sea que a usted le guste, y lo llene, puede ser bien­ve­ni­do, mien­tras no sea da­ñino.

“Hay quie­nes vayan a ver el ka­ra­te como una res­pues­ta, una sa­li­da… pero hay otras en las que no podrá, ya que no es apro­pia­da a su forma de ser, por­que es agre­si­va, por ejem­plo”, dijo el ex­per­to.

Mu­chas per­so­nas se van por la ali­men­ta­ción, otros por los ejer­ci­cio, otros mu­chos por per­fec­cio­nar un ta­len­to, usted pien­se en lo que más le gusta en la vida, ello le lle­va­rá tran­qui­li­dad, de otra forma, ubique su especialista en psicología.

Video sobre la Ansiedad en las personas:


9 DE NOVIEMBRE DE 2014
12:00 AM
Por: ANGIE GUERRERO, CR Hoy Noticias

Es­cri­to por Angie Gue­rre­ro | [email protected]Fuente original


Dr. Carlos Bonilla Cortés

El Doctor Carlos Bonilla Cortés es Psicólogo & Psicoanalista. Atiende su Clínica Privada en la Torre Médica de Momentum Pinares, San José, Costa Rica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.