Fobias en Costa Rica:

Causas, Síntomas y Diagnóstico

Fobias – Una fobia es un miedo irracional, una especie de trastorno de ansiedad en el que el individuo tiene un temor implacable de una situación, criatura viva, lugar o cosa. Los individuos con una fobia se esfuerzan mucho para evitar un peligro percibido que es mucho mayor en sus mentes que en la vida real. Si se enfrentan con la fuente de su fobia, la persona sufrirá una angustia enorme, que puede interferir con su función normal; a veces puede llevar al pánico total.

Para algunas personas, incluso pensar en su fobia es inmensamente angustiante. Una fobia comienza cuando una persona comienza a organizar sus vidas evitando el objeto de su miedo. Una fobia es mucho más grave que un simple miedo. Las personas con fobia tienen una gran necesidad de alejarse de cualquier cosa que desencadena su ansiedad.

¿Qué es una fobia?

La palabra “fobia” se utiliza para una serie de conceptos muy diferentes. Si la fobia es de algo que la persona fóbica muy raramente entra en contacto con, como serpientes, sus vidas diarias no se verán afectadas. Sin embargo, es imposible evitar algunas fobias complejas, como la agorafobia (miedo a salir de casa o estar en lugares públicos) o fobia social (miedo a estar entre grupos de personas).

Fobias específicas (fobias simples)

Un miedo desproporcionado sobre situaciones específicas, seres vivos, lugares, actividades o cosas. Los ejemplos incluyen un temor de:

  • Dentistas (dentophobia)
  • Murciélagos (chiroptophobia)
  • Los perros (cynophobia)
  • Volar (aviophobia)
  • Serpientes (ofidiofobia)
  • Aves (ornitophobia)
  • Ranas (ranidaphobia)

Los dos ejemplos a continuación, fobia social y agorafobia, se conocen como fobias complejas. Están vinculados a un temor profundamente arraigado o ansiedad acerca de ciertas situaciones, incidentes o circunstancias, que los hacen mucho más incapacitantes que las fobias simples.

Fobia social

Las fobias sociales se llaman ahora trastorno de ansiedad social. Una persona con fobia social encuentra estar en situaciones sociales difíciles ya veces insoportables. Ir a fiestas, bodas, funciones o exposiciones causan ansiedad a los pacientes; hay miedo de ser avergonzado o humillado en público.

A menudo incluye el temor de ser juzgado por otras personas. Las personas afectadas con fobia social sienten que serán examinadas y señaladas en la multitud; ellos prefieren evitar reuniones sociales por completo.

Los psicólogos dicen que una alta proporción de adultos con fobia social comienzan a tomar medidas para evitar situaciones sociales durante su adolescencia. Los estudios han demostrado que sus estilos de vida progresivamente aislados los hacen más susceptibles a desarrollar depresión. Los expertos destacan que la fobia social no es lo mismo que la timidez.

Las personas obesas pueden desarrollar trastorno de ansiedad social, simplemente debido a su peso.

Agorafobia

Un individuo con agorafobia tiene miedo de encontrarse en situaciones donde no hay escape; temen estar atrapados en una situación desesperada sin ayuda. La agorafobia puede incluir temor de viajar en autobuses o trenes o ir a grandes tiendas o centros comerciales. Cuando los síntomas son graves, el paciente puede encontrar salir de su propia casa insoportable. Las víctimas tienen un mayor riesgo de sufrir también de trastorno de pánico. Al igual que con la fobia social, los lugares concurridos y públicos se evitan.

¿Qué tan comunes son las fobias?

En las naciones industriales, las fobias son el tipo más común de trastorno de ansiedad. Pueden afectar a personas de cualquier edad, sexo y condición socioeconómica. Un estimado de 19 millones de estadounidenses tienen una fobia específica, 15 millones tienen un trastorno de ansiedad social, y 1,8 millones tienen agorafobia. Un mayor porcentaje de mujeres sufren de fobias que los hombres.

Las fobias simples suelen comenzar temprano en la vida – durante la infancia, ya menudo desaparecen cuando la persona llega a la adolescencia. Las fobias complejas generalmente comienzan después.

Fobias más comunes

  • Arachnophobia (miedo a las arañas) es una de las diez fobias más importantes del mundo.

Las diez fobias más frecuentes en U.K. y U.S. son:

  • Fobia social – miedo de estar en lugares con mucha gente
  • Agorafobia – miedo de estar en algún lugar sin apoyo, lejos de casa, espacios abiertos
  • Claustrofobia – miedo de estar en espacios reducidos y confinados
  • Aerophobia – el miedo de volar
  • Arachnophobia – el miedo de las arañas
  • Conducir la fobia – miedo de conducir un coche
  • Emetophobia – miedo de vomitar
  • Eritrofobia – miedo a sonrojarse
  • Hipocondría – miedo a enfermarse
  • Zoofobia – miedo a los animales

Síntomas de fobias

Los siguientes síntomas son comunes en la mayoría de las fobias:

Cuando se expone a la fuente del miedo, hay una sensación de ansiedad incontrolable. Un sentimiento que a toda costa, la fuente de ese miedo debe ser evitado. La ansiedad es tan abrumadora cuando se enfrenta con la fuente del miedo, que la persona es incapaz de funcionar correctamente. Es común que los enfermos reconozcan que sus temores son irracionales, irrazonables y exagerados; sin embargo, a pesar de esto, son incapaces de controlar sus sentimientos.

El pánico y la ansiedad intensa, que pueden incluir:

  • Transpiración
  • Respiración anormal (jadeando, tratando de recuperar el aliento)
  • Latido cardiaco acelerado
  • Temblor
  • Sofocos o escalofríos
  • Una sensación de ahogo
  • Dolores en el pecho, opresión en el pecho
  • Mariposas en el estómago
  • Hormigueo
  • Boca seca
  • Confusión y desorientación
  • Náusea
  • Mareo
  • Dolor de cabeza

Un sentimiento de ansiedad se produce simplemente pensando en el objeto de la fobia. Los niños pueden llorar, ser muy pegajosos, intentar esconderse detrás de las piernas de un padre o un objeto, o tener berrinches.

Fobias complejas

Las fobias complejas son mucho más propensas a afectar el bienestar del paciente que las fobias específicas.

Los que sufren, por ejemplo, la agorafobia, también pueden tener otras fobias asociadas, como la monofobia (miedo a quedarse solo) o la claustrofobia (miedo a sentirse atrapados, espacios cerrados). En casos severos, los agorafobicos rara vez saldrán de sus hogares.

Causas de las fobias

Es inusual para una fobia comenzar después de la edad de 30; la mayoría de ellos comienzan durante la primera infancia, la adolescencia o la edad adulta temprana. Pueden ser causados ​​por una situación o experiencia estresante, un acontecimiento espantoso, o un padre o miembro del hogar que tiene una fobia que el niño se hace progresivamente consciente de.

Causas comunes para fobias específicas (simples)

Generalmente se desarrollan cuando el niño tiene entre 4 y 8 años. En algunos casos, puede ser el resultado de algo que ocurrió temprano en la vida. El desencadenante pudo haber sido una experiencia desagradable en un espacio confinado, que creció y se convirtió en claustrofobia con el tiempo.

Como se mencionó anteriormente, atestiguar la fobia de un miembro de la familia es una causa común de fobias que comenzó durante la infancia. Un niño cuya madre tiene arachnophobia es mucho más probable desarrollar la misma fobia.

Los expertos destacan que las fobias recogidas de los padres son miedos aprendidos – no son heredados genéticamente.

Causas comunes de fobias complejas

Las causas de agorafobia o fobia social siguen siendo un misterio; nadie sabe exactamente por qué aparecen. Los investigadores creen que son causados ​​por una combinación de experiencias de la vida, química del cerebro, y genética.

Las fobias sociales son más propensas a ser causadas por una experiencia extremadamente estresante que la agorafobia, dicen los investigadores.

Fobias y supervivencia – puede haber explicaciones evolutivas para muchas fobias. En los entornos prehistóricos, permanecer en espacios abiertos habría aumentado el riesgo de ser atacado y devorado por un animal depredador. El instinto de quedarse en casa, especialmente para los niños pequeños, ayuda a sobrevivir.

Los niños pequeños en sus cuevas y chozas habrían tenido que aprender a evitar serpientes peligrosas y arañas rápidamente.

La fobia social puede haber sido un instinto de supervivencia útil durante los tiempos antiguos y prehistóricos. Estar entre gente que no conoces, quizás de otra tribu, era mucho más peligroso que encontrarte entre una multitud de desconocidos en un centro comercial hoy.

Neurobiología de las fobias

Las áreas específicas del cerebro – la amígdala en particular – se asocian con fobias.

Algunas áreas del cerebro -la corteza prefrontal, la corteza prefrontal medial, la corteza prefrontal ventromedial y la amígdala- almacenan y recuerdan eventos peligrosos o potencialmente letales.

En ocasiones futuras, si un evento muy similar se enfrenta, esas áreas recuperan esa misma memoria, haciendo que el cuerpo reaccione como si estuviera sucediendo otra vez. Con algunas personas, el evento puede sentir como si se repita muchas veces.

Algunos tratamientos eficaces logran que el cerebro reemplace la memoria y las reacciones con algo más racional. Las fobias son fenómenos irracionales: el cerebro reacciona exageradamente a un estímulo.

Desafortunadamente, las áreas cerebrales que se ocupan del miedo y el estrés siguen recuperando el hecho aterrador de manera inapropiada.

Los investigadores de la neurología han descubierto que las fobias suelen estar relacionadas con la amígdala, que se encuentra detrás de la glándula pituitaria. La amígdala puede desencadenar la liberación de hormonas de “lucha o huida”, que ponen al cuerpo ya la mente en un estado altamente alerta y estresado.

Pruebas y diagnóstico de fobias

Un terapeuta está viendo a un paciente.

Al diagnosticar una fobia, un médico tratará de determinar si un objeto provoca o no un miedo razonable.

Las personas con fobia son casi siempre conscientes de que está presente, y no están a la defensiva al discutir sus síntomas con un médico. Esto ayuda enormemente al diagnóstico.

Aun así, millones de pacientes nunca hablan de sus miedos con un médico. Esto es lamentable porque hay tratamientos eficaces disponibles.

Tratar las fobias

Si la fobia no causa problemas graves, la mayoría de los pacientes encuentran que simplemente evitando la fuente de su miedo es suficiente para mantenerse en control. Algunas fobias no son posibles de evitar, como puede ser el caso con aviophobia (miedo de volar). En tales casos, se debe buscar ayuda profesional.

La buena noticia es que con el tratamiento adecuado, la mayoría de las fobias pueden ser curadas. El tratamiento debe adaptarse al paciente para que funcione – ningún tratamiento individual funciona para todos.

El médico, psiquiatra y / o psicólogo puede recomendar terapia de comportamiento, medicamentos o una combinación de ambos. La terapia está dirigida a reducir los síntomas de miedo y ansiedad, y para ayudar a los pacientes a manejar sus reacciones a la fuente de su miedo.

Medicamentos

Los siguientes medicamentos han demostrado ser eficaces para el tratamiento de las fobias:

Los bloqueadores beta pueden ayudar a reducir algunos síntomas de fobias.

Los bloqueadores beta – pueden ayudar a reducir los síntomas de palpitaciones, así como los miembros temblorosos. Muchos pacientes comentan que también ayudan a que su voz se estremezca menos.

Los efectos secundarios pueden incluir trastornos del estómago, fatiga, problemas para dormir y dedos fríos.

Antidepresivos – SSRI (inhibidores de la recaptación de serotonina) se prescriben comúnmente para las personas con fobias. Ellos afectan los niveles de serotonina en el cerebro, lo que resulta en un mejor estado de ánimo.

Los ISRS pueden causar náuseas, problemas para dormir y dolores de cabeza.

Un antidepresivo tricíclico (TCA), como la clomipramina (Anafranil) también se ha encontrado para ayudar a los síntomas de fobia. Los efectos secundarios iniciales pueden incluir somnolencia, visión borrosa, estreñimiento, dificultades para orinar, latidos cardíacos irregulares, sequedad de boca y temblores.

Si el ISRS no funciona, el médico puede prescribir un inhibidor de la monoaminooxidasa (IMAO) para la fobia social, un ejemplo es moclobemida (Manerix). Los pacientes con un IMAO pueden tener que evitar ciertos tipos de alimentos. Los efectos secundarios inicialmente podrían incluir mareos, trastornos estomacales, inquietud, dolores de cabeza y problemas para dormir.

Tranquilizantes (sedantes) – las benzodiazepinas pueden ayudar a reducir los síntomas de ansiedad. Los pacientes con antecedentes de alcoholismo no deben recibir sedantes.

Terapia de conducta

Desensibilización (terapia de exposición) – si se hace correctamente, esto puede ayudar a los pacientes a alterar su respuesta a la fuente de su miedo. Los pacientes están expuestos a la causa de su fobia en pasos progresivos graduales. Alguien que tiene miedo de volar en un avión puede comenzar simplemente pensando en volar, luego mirando aviones, ir a un aeropuerto, tal vez sentado en una cabina simulada de avión de práctica y, finalmente, conseguir en un avión.

Terapia cognitivo-conductual – el terapeuta ayuda al enfermo a aprender diferentes maneras de percibir la fuente de su fobia, para que puedan encontrar más fácil hacer frente. Se enseñan opiniones alternativas sobre el (los) miedo (s). Se enseña al paciente acerca del impacto que un enfoque incorrecto puede tener sobre la calidad de vida, y cómo un nuevo puede cambiar las cosas. Más importante aún, aquellos con fobias aprenden a ser maestros de sus propios sentimientos y pensamientos.

Psicoanálisis – El analista por medio de el lenguaje y trabajo con el inconsciente logra que el paciente identifique de donde provienen esos miedos irracionales, ya identificado con algo real, el mismo miedo puede ser controlado por la persona. Este se vuelve sobre algo conocido y no de algo abstracto que no se sabe de donde proviene.