A continuación un artículo sobre la Ansiedad, publicado por CRHOY.com a cargo del Dr. Bonilla.


La An­sie­dad, según lo señalado por los Psicólogos en Costa Rica y a nivel mundial, cuenta con mu­chas caras, las cuales son fá­ci­les de iden­ti­fi­car.

AUNQUE NO SIEMPRE SERÁ USTED QUIEN LAS DETECTE: “El ser humano es ansioso por naturaleza”, dice el Psicoanalista Carlos Bonilla.

Son esos mo­men­tos, cuan­do el cuer­po le pide co­mi­da, aun­que no sien­ta ham­bre, esos ins­tan­tes en los que se per­ca­ta de que ya se comió las uñas, esos en los que mueve el pie sin darse cuen­ta, y po­dría­mos se­guir, la lista es larga.

¿Po­dría ser usted an­sio­so? Re­co­noz­ca los sín­to­mas de la Ansiedad

Si usted pre­sen­ta con fre­cuen­cia tres o más sín­to­mas, es mejor que con­sul­te con un psicólogo es­pe­cia­lis­ta para des­car­tar un tras­torno de an­sie­dad.

la ansiedad y su psicologia

Ner­vio­sis­mo ex­ce­si­vo

  • Mo­vi­mien­tos cons­tan­tes y re­pe­ti­ti­vos de pier­nas y/o bra­zos,
  • Se come las uñas, tira del ca­be­llo, se rasca cons­tan­te­men­te y sin razón cier­tas par­tes del cuer­po,
  • Falta de con­cen­tra­ción,
  • Res­pi­ra­ción ace­le­ra­da o di­fi­cul­tad para res­pi­rar,
  • Au­men­to de las pul­sa­cio­nes,
  • Ta­qui­car­dia y pal­pi­ta­cio­nes,
  • Su­do­ra­ción anor­mal,
  • Irri­ta­bi­li­dad,
  • In­som­nio,
  • Dolor de ca­be­za,
  • Ma­les­tar es­to­ma­cal,
  • Sen­sa­ción de hor­mi­gueo Ma­reos,
  • Tem­blo­res Boca re­se­ca,
  • Llan­to Sen­sa­ción de frío o calor anor­mal,
  • Sen­sa­ción de ahogo,
  • Dolor en el pecho,
  • En los casos más dra­má­ti­cos, dia­rrea o vó­mi­tos.

El psi­có­lo­go y psi­coa­na­lis­ta de la Torre Mé­di­ca Mo­men­tum en Pinares, Car­los Bo­ni­lla ex­pli­ca que los sín­to­mas de la an­sie­dad son aque­llas ma­ni­fes­ta­cio­nes que “se nos salen del cuer­po“, con algún mo­vi­mien­tos in­vo­lun­ta­rios, por ejemplo, simplemente por­que no las de­ci­mos, por medio de la palabra.

la ansiedad y sus sintomas

Morderse el labio

“Se nos va a salir como un mo­vi­mien­to en el cuer­po, el pro­ble­ma es que no le pon­ga­mos pa­la­bra a esas si­tua­cio­nes que sen­ti­mos. No po­ner­le una pa­la­bra significará no saber de dónde viene eso que sen­ti­mos, por lo cual, cuando se nos vengan encima, nos terminarán im­pac­tando, de golpe”, ex­pli­có el es­pe­cia­lis­ta en psicología. “Y al des­co­no­cer­lo se seguirá re­gis­tran­do, una y otra vez por­que no te­ne­mos forma de de­cir­lo”.

¿Qué de­to­na la ansiedad?

“Hoy en día lo que está su­ce­dien­do es que se está pa­to­lo­gi­zan­do­ al mismo ser hu­mano. Y es que la an­gus­tia sería la ca­rac­te­rís­ti­ca má­xi­ma del mismo, la marca re­gis­tra­da y hoy en día la es­ta­mos in­ten­tan­do tomar por enferma, esto sig­ni­fi­ca por ejem­plo, que una de las cosas más patológicas que veremos son los “ata­ques de pá­ni­co” y ella no es más que an­gus­tia y an­sie­dad, cuan­do se nos vienen las cosas sin pa­la­bra”, des­cri­be el Psi­coa­na­lis­ta. La an­sie­dad es ca­pi­tal. Todo su­je­to hu­mano es an­sio­so, todo ser hu­mano va a tener an­gus­tia, al­gu­nos más, otros menos”.

En ello van a in­fluir va­ria­bles so­cia­les, ge­né­ti­cas y am­bien­ta­les y cuan­do ellas se trian­gu­lan, por ejem­plo, se desa­rro­lla u­na si­tua­ción más alar­man­te, más fuer­te.

la ansiedad y que se puede hacer

La falta de con­cen­tra­ción será uno de los pri­me­ros sín­to­mas de la an­sie­dad. Sin em­bar­go, hay que en­ten­der tam­bién que la an­sie­dad no es si­nó­ni­mo de es­trés, mientras que hay quie­nes saben ma­ne­jar bien el es­trés sin caer en cua­dros an­sio­sos.

¿Es es­tric­ta­men­te ne­ce­sa­ria la me­di­ca­ción a la hora de la ansiedad?

Habrá si­tua­cio­nes pero, eso sólo lo de­ter­mi­na­rá el es­pe­cia­lis­ta en psiquiatría que tome el caso. Sin em­bar­go, es de suma im­por­tan­cia la co­mu­ni­ca­ción que se tenga con él, ya que un error en la cantidad de medicación, sólo man­te­ndrá la pa­la­bra, como un de­to­nan­te que en realidad permanecerá ocul­to.

“Si se pasa de una raya invisible, el pa­cien­te no podrá tra­ba­jar en su pro­ce­so, va a pasar ador­me­ci­do y con su pro­ble­ma de fondo, la­ten­te, quizá por el resto de su vida o hasta que “má­gi­ca­men­te”, se pueda dar una si­tua­ción vital que se encadene y le saque de golpe”, co­men­tó Boni­lla.

¿Qué al­ter­na­ti­vas nos pue­den ayu­dar en la ansiedad?

Yoga

El pri­mer con­se­jo del Dr. Boni­lla es que en­tien­da que no exis­te re­ce­ta má­gi­ca de cómo vivir, “por­que al fin y al cabo, siem­pre será ne­ce­sa­rio que el ser hu­mano cuente con alguna an­sie­dad o an­gus­tia. La an­gus­tia en reali­dad nos mueve, la an­sie­dad nos mueve mu­chí­si­mo, es un motor que nos puede hacer pro­du­cir”.

la ansiedad y sus tratamientos los psicologos

A par­tir de ese en­ten­di­mien­to, lo que sea que a usted le guste, y lo llene, puede ser bien­ve­ni­do, mien­tras no sea da­ñino.

“Hay quie­nes vayan a ver el ka­ra­te como una res­pues­ta, una sa­li­da… pero hay otras en las que no podrá, ya que no es apro­pia­da a su forma de ser, por­que es agre­si­va, por ejem­plo”, dijo el ex­per­to.

Mu­chas per­so­nas se van por la ali­men­ta­ción, otros por los ejer­ci­cio, otros mu­chos por per­fec­cio­nar un ta­len­to, usted pien­se en lo que más le gusta en la vida, ello le lle­va­rá tran­qui­li­dad, de otra forma, ubique su especialista en psicología.

Video sobre la Ansiedad en las personas:


9 DE NOVIEMBRE DE 2014
12:00 AM
Por: ANGIE GUERRERO, CR Hoy Noticias

Es­cri­to por Angie Gue­rre­ro | [email protected]Fuente original


Dr. Carlos Bonilla Cortés

El Doctor Carlos Bonilla Cortés es Psicólogo & Psicoanalista, Director del Grupo Poiesis y atiende su Clínica Privada en la Torre Médica de Momentum Pinares, en San José, Costa Rica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Follow by Email
Facebook
Facebook
Google+
Google+
https://www.psicologosencostarica.com/2016/07/21/la-cara-de-la-ansiedad-psicologos-en-costa-rica">
Instagram