Insomnio en Costa Rica ¡Todo lo que tienes que saber!

El insomnio en Costa Rica se ha convertido en una problemática que ataca a personas de todas las edades. Dentro de los trastornos del sueño, el insomnio es uno de los más comunes y resulta ser una señal de alarma pues puede afectar directamente el desempeño de una persona en las diferentes áreas de su vida.

Todos los seres humanos han experimentado episodios de insomnio en algún momento, derivados de diferentes causas asociadas a los estilos de vida. No obstante, los efectos suelen ser los mismos y afectan de modo profundo la salud mental de las personas. De acuerdo con un artículo publicado por el diario La Nación, en el año 2020, la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSSS) giró un promedio de 409 órdenes de incapacidad, por problemas asociados con el insomnio y los trastornos del sueño.

Teniendo en cuenta lo anterior, se ha podido determinar que el insomnio en Costa Rica es uno de los trastornos del sueño más comunes, y por eso hoy queremos compartir todo lo que sabemos sobre el tema.

Insomnio en Costa Rica

Insomnio en Costa Rica
Insomnio en Costa Rica

Teniendo en cuenta que el Insomnio en Costa Rica puede alterar la salud integral de los costarricenses, a continuación aprenderás qué es el insomnio, cuáles son los tipos, las causas y otra información importante para profundizar en el tema.

¿Qué es el insomnio?

El insomnio es un tipo de trastorno del sueño, en el que la persona tiene dificultad para quedarse dormido o para conciliar el sueño. En muchos casos se manifiesta como ambos y quien lo padece se despierta con el más mínimo estímulo, y batalla para dormirse nuevamente. Como consecuencia la persona tendrá un sueño de baja calidad y sentirá que no descansó realmente.

¿Cuáles son los tipos de insomnio?

Aunque los síntomas del insomnio son similares, es importante resaltar que existen diversos tipos de insomnio de acuerdo con sus características particulares. Con esto nos referimos a que de acuerdo con la categorización, el insomnio se puede clasificar de acuerdo con la duración o con el momento del sueño más afectado.

Lo anterior quiere decir que, si se realiza la clasificación de acuerdo con la duración, el insomnio se clasifica en dos tipos, a saber: Insomnio agudo o Insomnio crónico. Por otra parte, si se hace la clasificación asociada con los momentos del sueño afectados, resultan 5 categorías: Insomnio de conciliación, Insomnio de despertar precoz, Insomnio de mantenimiento, Insomnio global e Insomnio mixto.

Tipos de insomnio de acuerdo con la duración

A continuación, definiremos los tipos de insomnios asociados a su tiempo de duración:

1.Insomnio crónico

Se denomina Insomnio Crónico, al tipo de insomnio en el que se presentan problemas asociados al inicio o al mantenimiento del sueño. Esto quiere decir que, además de que la persona tiene altas dificultades para dormirse, también se despierta con mucha facilidad. Para que se considere insomnio crónico, los síntomas anteriores deben presentarse por lo menos tres veces por semana durante un tiempo de mínimo 3 meses.

Teniendo en cuenta que la gravedad del insomnio a veces es difícil de determinar por la persona que lo padece, se ha establecido un tiempo estimado de 30 minutos como periodo normal para conciliar el sueño o para volverse a dormir después de una interrupción. A este tiempo se le denomina latencia del sueño, y en el caso de niños y adolescentes se considera que el periodo es de 20 minutos aproximadamente.

Todo lo anterior significa que si tardas mucho más de los tiempos estipulados para dormirte, se puede hablar de un insomnio crónico, pero la buena noticia es que sin importar su causa se puede tratar con atención psicológica y/o psiquiátrica.

2. Insomnio agudo o de corta duración

Teniendo en cuenta que el tiempo estipulado para el insomnio crónico es de 3 meses en los que se repiten las alteraciones en el sueño, en el caso del insomnio agudo o de corta duración, los síntomas asociados a dificultad para entrar en o conciliar el sueño, deben darse durante un periodo inferior a 3 meses.

Cabe resaltar que no hay estadísticas muy confiables con respecto a la aparición del insomnio agudo o de corta duración, debido a que pocos pacientes consultan a su médico por esta condición. No obstante, se puede estimar que aproximadamente entre un 15% y un 20% de las personas, tienen un episodio de insomnio agudo durante el año.

Tipos de Insomnio de acuerdo con el momento de aparición

Es momento de que aprendas un poco más sobre los tipos de insomnio de acuerdo con el momento de aparición:

1.Insomnio de conciliación

Se conoce como insomnio de conciliación al momento en el que la latencia del sueño se dilata. Esto quiere decir que, la persona tardará mucho más de 20 o 30 minutos para conciliar el sueño.

2. Insomnio de despertar precoz

Se denomina insomnio de mantenimiento a aquellas situaciones en las que la persona se despierta antes de la hora esperada. Es preciso aclarar que a menos de que sea mucho antes y la persona no logre conciliar el sueño nuevamente, no se considera como algo patológico, teniendo en cuenta que muchas personas tienen la costumbre de madrugar y pueden prescindir incluso del despertador.

Otra señal importante, para no considerar esto como un trastorno del sueño, es el hecho de que la persona no sienta debilidad o una alta somnolencia durante el día.

3. Insomnio de mantenimiento

El insomnio de mantenimiento es aquel en el que la persona presenta una dificultad para mantener el sueño durante toda la noche. Esto se puede identificar a través de despertares frecuentes o por no poder conciliar el sueño después de despertarse. De este modo el patrón de sueño de la persona se ve afectado y es incapaz de alcanzar un sueño profundo.

4. Insomnio mixto

Se considera que una persona tiene insomnio mixto cuando tiene conjuntamente dos de los tipos de insomnio explicados en los puntos anteriores. Esto quiere decir que la persona puede presentar dificultar para conciliar y mantener el sueño, o que tiene dificultar para conciliar el sueño y además tiene un despertar precoz.

5. Insomnio global

Se denomina insomnio global cuando la persona tiene una alteración total de sus patrones de sueño, presentando insomnio de conciliación, de mantenimiento y de despertar precoz. De este modo, la persona además de que tarda mucho en dormirse, se despierta varias veces en la noche, y en todas las ocasiones tiene dificultades para volverse a dormir y finalmente se despierta antes de la hora propuesta.

Síntomas del insomnio

Insomnio en Costa Rica
Insomnio en Costa Rica

Teniendo en cuenta que el insomnio en Costa Rica se ha convertido en una problemática de salud pública, y que pueden padecerlo personas de todas las edades, es necesario indagar un poco más en los síntomas del insomnio, con el fin de que puedas identificar más fácilmente esta problemática y atenderla a tiempo.

Los síntomas más comunes asociados al insomnio son:

  • Disminución en la cantidad o calidad del sueño
  • Falta de energía
  • Alteraciones del comportamiento
  • Alteraciones emocionales
  • Disminución en la capacidad de concentración
  • Agotamiento. Sentirse cansado la mayor parte del tiempo
  • Estrés
  • Somnolencia diurna
  • Irritabilidad
  • Depresión
  • Ansiedad
  • Problemas de memoria
  • Aumento considerable de accidentes o errores

Como ves, los síntomas son bastante claros y fáciles de identificar, por lo que debes estar atento, para poder buscar atención oportuna. Si tienes varios de los síntomas de la lista, lo ideal es que busques a un médico o psicólogo en Costa Rica, con el fin de que puedas encontrar el tratamiento adecuado para tu caso particular.

Causas del insomnio

Muchas personas se preguntan ¿Por qué sufro insomnio? La respuesta a esta pregunta puede ser diversa de acuerdo con las condiciones particulares de la persona. Teniendo en cuenta diversos estudios sobre este trastorno del sueño, el insomnio se presenta en una tercera parte de la población, los más afectados son las mujeres, ancianos y personas con trastornos psiquiátricos, quienes generalmente empiezan con cuadros de insomnio agudo, que evolucionan a crónicos en momentos de mucho estrés.

Es preciso tener en cuenta que aunque esta es la población más propensa a sufrir de insomnio, también se puede presentar en niños y adultos, y las causas más comunes son:

  • Alteraciones emocionales: Estas se manifiestan por diversas situaciones en las que la persona puede tener ansiedad, angustia, tristeza, tensión psíquica, miedo o preocupación.
  • Causas médicas: El insomnio también puede presentarse, producto de enfermedades que tienen síntomas físicos como dolores o picazón durante la noche, lo que interrumpe los ciclos de sueño, o también por enfermedades psiquiátricas como depresión, ansiedad o esquizofrenia, que alteran el sistema nervioso, produciendo trastornos del sueño. Dentro de este grupo, también entran algunos trastornos del sueño como: parasomnias, síndrome de apnea del sueño o el síndrome de piernas inquietas.
  • Consumo de sustancias: El consumo de algunas sustancias también puede alterar los ciclos del sueño, producto de alteraciones en la química cerebral. Los estimulantes como el café, bebidas energizantes, refrescos de cola o chocolates, pueden producir insomnio de conciliación. Depresores como las bebidas alcohólicas pueden generar insomnio de mantenimiento con despertares frecuentes durante la noche, y dejar el consumo de sustancias tranquilizantes puede generar síndrome de abstinencia que se manifiesta con síntomas como el insomnio.

En términos generales, estas son las causas más comunes de los episodios de insomnio, no obstante, para tener un diagnóstico acertado es necesaria la evaluación de un médico o profesional en salud mental.

7 Factores de riesgo del insomnio

Ahora que tienes claras las causas del insomnio en Costa Rica, queremos contarte algunos de los factores de riesgo del insomnio, que hemos identificado con nuestro equipo de profesionales en psicología del Grupo Poïesis, a través del trabajo con nuestros pacientes:

1. Estrés

El estrés es una sensación de tensión física, mental y emocional, derivada de diversas situaciones que resultan retadoras para el ser humano. Las múltiples actividades cotidianas, el trabajo, el estudio o las relaciones interpersonales conflictivas, pueden ser los detonantes de la tensión que se manifieste en diversos síntomas como la irritabilidad o los problemas de insomnio.

2. Problemas económicos

La falta de recursos económicos puede generar angustia en el ser humano, esto a su vez puede alterar notablemente su relación con el sueño, producto de las preocupaciones excesivas.

3. Situaciones de duelo

Cuando una persona está atravesando un duelo producto de la muerte de un ser querido o mascota, pérdida de la pareja o un empleo, puede ver alterado su ritmo de vida. En estos casos es muy común que los trastornos del sueño aparezcan, producto de las alteraciones emocionales. Teniendo en cuenta lo anterior, es necesario buscar apoyo profesional, y empezar un proceso terapéutico con un psicólogo o psicoterapeuta certificado que nos ayude a superar el duelo.

4. Problemas de pareja

Las relaciones de pareja son un pilar fundamental en la vida de las personas, es por esto que cualquier conflicto que ponga en jaque el equilibrio de la relación puede generar angustia, tristeza, preocupación o ansiedad, situaciones en las que es común presentar episodios de insomnio. En este tipo de casos, la terapia de pareja puede contribuir enormemente a resolver los conflictos que desestabilizan el vínculo amoroso.

5. Enfrentar cambios importantes

Los cambios de trabajo, de residencia, de escuela o de vida, pueden alterar nuestro sistema nervioso, haciendo que nuestros ciclos de sueños se trastoquen, y así, es muy común que se presenten problemas de insomnio.

6. Cambios de zonas horarias

Cuando viajamos de un país a otro con un huso horario diferente, pueden presentarse alteraciones en el sueño. En estos casos, casi siempre se trata de insomnios leves, productos del proceso de adaptación a las nuevas condiciones temporales.

7. Sedentarismo

Cuando llevamos una vida sedentaria una de las consecuencias que podemos presentar son los episodios de insomnio producto de hábitos de vida inadecuados. En este tipo de situaciones la falta de actividad física puede detonar trastornos del sueño producto de un exceso de energía que necesita ser quemada.

Dispositivos tecnológicos e insomnio en Costa Rica

Insomnio en Costa Rica
Insomnio en Costa Rica

Los hábitos de vida actuales tienen diversos estímulos que pueden afectar en gran medida la calidad de nuestro sueño. En la actualidad la tecnología ha invadido cada rincón de nuestras rutinas y es por eso que se han realizado diversos estudios en cuanto al impacto de los dispositivos tecnológicos en la salud integral de las personas.

En consonancia con lo anterior, en el año 2015 la Revista Americana de Ciencias PNAS (Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America) realizó un estudio en el que determinó que el uso de pantallas antes de ir a la cama causa insomnio y otros trastornos del sueño.

De acuerdo con lo postulado en la investigación, la exposición prolongada a tablets, teléfonos móviles y pantallas de televisión, reduce los niveles de melatonina, la hormona encargada de regular nuestros ritmos de sueños. Asimismo, se comprobó que el uso de estos dispositivos antes de dormir, acorta la Fase REM o profunda del sueño y altera los ciclos circadianos.

Se conoce como ciclos circadianos a los ritmos de 24 horas que se encargan de regular las funciones fisiológicas del organismo, entre las que se encuentra el sueño. Es así que, cuando cambiamos nuestras rutinas del día para la noche o realizamos viajes largos, este tipo de ciclos se alteran, afectando nuestros patrones de sueño.

En el caso particular del uso de dispositivos electrónicos, la luz de longitud de onda corta, también conocida como luz azul, interrumpe los ciclos circadianos, de este modo, quienes estuvieron en contacto con su celular o tablet antes de ir a la cama, tuvieron ciclos de sueño más deficientes y sentían somnolencia en la mañana.

En términos generales los hallazgos encontrados en torno a la relación de los dispositivos tecnológicos y el insomnio son:

  • El uso de dispositivos móviles antes de dormir reduce la calidad del sueño, haciendo que el tiempo de conciliación del sueño pueda tardar hasta 90 minutos.
  • El nivel de inhibición de la hormona melatonina, encargada de regular el sueño, es bastante significativo.
  • El descontrol de los ciclos circadianos puede hacer que se presenten interrupciones del sueño durante la noche.
  • Los efectos de una noche de insomnio pueden extenderse a las noches siguientes generando descontroles significativos en los patrones de sueño.

Consejos para combatir el insomnio

El insomnio puede afectar diversas áreas de nuestra vida, es por eso que ante cualquiera de los síntomas es necesario tomar medidas para equilibrar nuestros patrones de sueño. Teniendo en cuenta lo anterior, estas son algunas recomendaciones para combatir el insomnio.

1.Busque ayuda psicológica

En casos de insomnio, la atención oportuna de un profesional en psicología puede ayudarle a determinar cuáles son las causas de sus desordenes de sueño y ayudar a encontrar el tratamiento adecuado para este padecimiento. Cabe resaltar que siendo los problemas emocionales una de las causas principales del insomnio, un psicoterapeuta puede ayudarle a tratar estos padecimientos desde la raíz.

2. Evite la actividad física intensa antes de dormir

Es cierto que el deporte y la actividad física es sumamente beneficiosa para tener una salud integral y para regular los patrones de sueño. No obstante es necesario evitar la actividad física intensa antes de dormir, puesto que el ejercicio genera endorfinas que pueden evitar que concilie el sueño fácilmente. Desde esta línea de sentido, lo ideal es que elija un momento en la mañana o durante el día para sus rutinas físicas.

3. Duerma en un ambiente relajado

Crear un ambiente relajado en nuestra habitación puede hacer la diferencia a la hora de tener un sueño reparador. La recomendación principal es evitar radios y dispositivos electrónicos dentro de la habitación, regular la intensidad de la luz y mantener el orden, con el fin de entrar en un estado de relajación de modo más sencillo.

4. Evitar distractores

Cuando tenemos problemas de insomnio, cualquier estimulo exterior puede despertarnos y hacer que sea difícil conciliar el sueño después. Es por esto que una idea genial, es no tener teléfonos móviles o dispositivos con alarmas dentro de la habitación, puesto que cualquier ruido puede alterar nuestro ciclo de sueño. De la misma manera es recomendable que las mascotas duerman en habitaciones distintas, puesto que cualquier movimiento o ruido puede alterarnos.

El uso de persianas oscuras también es muy oportuno, puesto que cualquier alteración en la luz puede hacer que nuestro tiempo de sueño se vea interrumpido.

5. Establecer rutinas de sueño

Tener rutinas de sueño establecidas hace que nuestro organismo se equilibre y que sea más fácil conciliar el sueño. Con esto nos referimos por ejemplo, a tener un horario fijo para ir a la cama. También puedes incluir un baño con agua tibia antes de ir a dormir o incluso ejercicios de respiración o meditación.

6. Usar la cama solo para dormir

En la actualidad, debido a la popularidad del trabajo remoto, muchas personas trabajan o estudian en la habitación. De este modo, nuestro cerebro asocia la cama con actividades diferentes al descanso, es por esto que crear una relación entre habitación y descanso, es muy favorable para recuperar los hábitos de sueño saludables.

7. Evite el consumo de estimulantes

El consumo de café, bebidas negras y bebidas alcohólicas antes de ir a la cama, puede hacer que sea difícil conciliar el sueño o que tenga despertares abruptos durante la noche. Por eso lo ideal es que si consume este tipo de bebidas sea durante el día y no inmediatamente antes de irse a dormir.

8. Cuida tu alimentación

Una alimentación saludable también es fundamental para tener patrones de sueño regulares. Es muy recomendable evitar comer copiosamente antes de dormir o ingerir líquido en abundancia antes de ir a la cama, puesto que estas prácticas dificultan el poder conciliar el sueño o tener una noche reparadora. De la misma manera es ideal consumir alimentos que favorezcan el sueño, como aquellos que contienen triptófano, a saber: plátanos, leche, huevos, pescado, semillas de girasol, semillas de calabaza o maní.

9. Uso de plantas medicinales

El consumo de tés o infusiones puede ayudarte a relajar el sistema nervioso para que puedas tener una buena noche de sueño. Algunas de estas son: la manzanilla, la yerbabuena, la valeriana o la pasiflora. Beber una taza de alguna infusión de estas plantas contribuye a que tengas un sueño reparador y sin alteraciones.

10. Evita el sedentarismo

Se ha comprobado que quienes tienen estilos de vida sedentarios tienden a sufrir de diferentes padecimientos, entre ellos el insomnio. Es por esto esto que dentro de tus hábitos de vida saludables debes incluir actividad física regular.

Como ves, poniendo en práctica rutinas simples de autocuidado, puedes hacer que tus patrones de sueño mejoren y evitarás el insomnio.

Insomnio por ansiedad

Insomnio en Costa Rica
Insomnio por ansiedad en Costa Rica

Uno de los factores más asociados al insomnio es la ansiedad, esto se sustenta en el hecho de que en medio de un estado ansioso, sentimos que todas las cosas nos superan y esto en sí mismo es un detonante para que se presenten problemas de sueño. Es preciso resaltar que, tanto la ansiedad como el estrés en grados moderados, no se consideran como trastornos mentales a gran escala, sino como respuestas naturales del organismo, no obstante, cuando se sobrepasa el nivel es necesario buscar ayuda psicológica.

La ansiedad es identificada como una de las causas más recurrentes del insomnio en Costa Rica, y por eso, consideramos necesario profundizar sobre el tema para que comprendas a plenitud de qué se trata.

Trastornos de ansiedad

Se denominan trastornos de ansiedad, a un conjunto de manifestaciones físicas y mentales, en las que el individuo tiene una sensación de amenaza que no puede ser atribuida a ningún peligro real. Lo anterior puede manifestarse en forma de crisis o como un estado que persiste en el sujeto.

Con respecto a la ansiedad, se han identificado tres estados principales de acuerdo a la intensidad de los síntomas. Estos son:

Inquietud

Se conoce como inquietud, a un tipo de nerviosismo manifestado a nivel motor y psicológico, acompañado de una sensación de inseguridad constante.

Ansiedad

Se conoce como ansiedad a un estado mental con un predominio de los componentes psíquicos, en donde el individuo siente gran excitación, malestar e inseguridad extrema.

Angustia

Se considera como angustia a una sensación de peligro inminente con respuestas somáticas en las que la persona percibe una gran amenaza incluso de muerte, y se manifiesta con dificultades para respirar, opresión toráxica y constricción física.

Como ves, aunque muchas personas suelen equiparar los dos términos, hay una diferenciación notable entre ansiedad y angustia, estudiada principalmente por teóricos como Brissaud (1890) un psiquiatra francés, quien planteaba que la ansiedad respondía a un fenómeno cerebral, mientras la angustia se derivaba de un fenómeno bulbar. Esto significa que la segunda es menos mental, y está más ligada al sistema nervioso vegetativo.

La ansiedad por su parte, se considera más como un fenómeno psíquico, debido a que no incluye el componente somático y las respuestas corporales asociadas a la angustia. No obstante, como debes imaginar, en la actualidad en entornos no académicos se suelen usar ambos términos de modo indistinto.

Trastorno de pánico a crisis de angustia

Un trastorno de pánico también denominado crisis de angustia, se da cuando de forma repentina la persona tiene un profundo malestar en el que siente que puede morir o enloquecer. Aunque se presenta de forma súbita, generalmente están precedidos por un estado de depresión o inestabilidad.

En medio de la crisis de angustia, la persona siente un miedo intenso producto de sentirse amenazado por algo que desconoce, y empieza a comportarse extraño. Es incapaz de dormir, se mueve de un lado a otro de la habitación, suda copiosamente y puede tener una sensación de ahogo, lo que en muchos casos tiene una similitud con una crisis de asma.

Otros de los síntomas vinculados pueden ser la taquicardia, tos, náuseas, vómitos, palpitaciones, zumbidos en los oídos, distorsión visual, vértigo, dolor de cabeza y parestesias.

El tiempo promedio de este tipo de crisis es de aproximadamente 15 minutos a media hora, y aunque terminan con una sensación de bienestar, el paciente siente un profundo mido de que reaparezcan los síntomas, a esto se le denomina ansiedad anticipatoria.

Trastornos de ansiedad generalizada

Se considera que alguien tiene un trastorno de ansiedad generalizada, cuando producto de una crisis de angustia, la persona alcanza un estado de angustia oscilatoria en lo que los síntomas mentales y físicos pueden irse presentando durante semanas, meses e incluso años. Los síntomas son similares a los de laos trastornos de pánico, y uno de los síntomas que más se intensifica es el insomnio por ansiedad.

Insomnio y ansiedad nocturna

Teniendo en cuenta que tanto la inquietud como la ansiedad y la angustia alteran el sistema nervioso, el insomnio aparece producto de estas alteraciones a nivel psíquico. El asunto es que la falta de descanso crea una especie de bucle en el que se generan nuevos estados de ansiedad por agotamiento.

Aunque la ansiedad puede presentarse en cualquier momento del día, el tema del insomnio se relaciona directamente con la ansiedad nocturna, en la que la persona tiene dificultades para conciliar el sueño y es invadida por pensamientos negativos, lo que deriva en una sensación de nerviosismo que le impide dormir.

¿Qué hacer cuando no se puede dormir por ansiedad?

Si después de leer esto consideras que la causa de tu insomnio es la ansiedad, debes saber que el primer paso es empezar un proceso de psicoterapia que te ayuda a tratar esta patología de raíz. Tu psicólogo te indicará cuál es el tratamiento a seguir teniendo en cuenta tu diagnóstico.

Además de buscar ayuda psicológica, existen algunas cosas que seguramente te recomendará tu terapeuta para combatir el insomnio y mejorar tus patrones de sueño. Algunas de ellas pueden ser:

  • Hacer actividad física regularmente.
  • Tomar baños de agua tibia antes de dormir.
  • Cuidar tu alimentación y evitar cenas copiosas.
  • Evitar el consumo de estimulantes.
  • Regular tus patrones de sueño, fijando un horario constante para ir a la cama.
  • Alejarte de los aparatos electrónicos antes de dormir.
  • Aplicar técnicas de relajación tales como ejercicios de respiración y meditación.

En casos de insomnio crónico por ansiedad, los profesionales en psicología pueden trabajar en paralelo con un psiquiatra y hacer uso de la medicación.

¿Cómo afecta el insomnio al cerebro?

Si consideramos que el insomnio se ha convertido en una problemática a nivel global, dentro de los efectos del insomnio se ha comprobado el impacto que tiene en el cerebro. Teniendo en cuenta que el bajo rendimiento al día siguiente es una de las causas asociadas al mal dormir, se descubrió que la falta de concentración asociada a este fenómeno, se relaciona directamente con la imposibilidad de tener un sueño reparador.

Se considera que no hay un sueño reparador cuando la persona duerme menos de las horas recomendadas o cuando hay varias interrupciones del sueño durante la noche. Es en estos casos en donde no se desarrollan las fases del sueño de un modo adecuado, generando fallas en la neuroplasticidad y en el procesamiento de la memoria a corto plazo.

Ligado a lo anterior, los investigadores han identificado que hay una relación directa entre el sueño y el rendimiento escolar, partiendo del hecho de que los niños con malos hábitos de sueño presentan un percentil menor de desarrollo, no solo por la dificultad para concentrarse, sino también porque el periodo de sueño contribuye a fijar los aprendizajes obtenidos durante el día.

Adicional ha todo esto, se ha comprobado que la falta de sueño puede reducir el tamaño de nuestro cerebro, teniendo en cuenta que el proceso de regeneración se da cuando estamos dormidos. Asimismo, los malos hábitos de sueño se asocian con cefaleas y dolores de cabeza, derivadas de los cambios que provoca el insomnio en nuestro reloj cerebral.

Insomnio en las mujeres

Insomnio en Costa Rica

Investigando sobre el Insomnio en Costa Rica, se identificó que más del 34% de los costarricenses sufren de este padecimiento. Cabe resaltar que el insomnio más que una enfermedad en sí misma, es un síntoma de otras patologías como ansiedad o depresión. También es importante decir que, aunque los trastornos del sueño pueden aparecer en cualquier tipo de personas, se ha identificado que las mujeres son especialmente vulnerables a tener insomnio.

Como se postuló anteriormente, el insomnio es uno de los trastornos del sueño más generalizado en todo el mundo, y de acuerdo a diversas investigaciones 1 de cada 4 mujeres tiene problemas de sueño. ¿A que se debe esto? Se ha identificado que las mujeres pueden ser más propensas a sufrir de insomnio debido a:

  • Menstruación: El ciclo menstrual genera diversos cambios en el organismo femenino. En consonancia con esto muchas mujeres relatan que experimentan episodios de insomnio en los días anteriores a su periodo menstrual, sobre todo en los casos de mujeres con un cuadro de Trastorno Disfórico Premenstrual.
  • Menopausia: Otro factor encontrado, es el de las mujeres que están en las fases de perimenopausia y menopausia, en donde los sudores nocturnos producen una alteración en el ciclo de sueño, haciendo que las mujeres tengan un sueño menos reparador.
  • Embarazo: La etapa de gestación incluye muchos cambios físicos, mentales y emocionales que contribuyen a que las mujeres no puedan tener un sueño reparador, especialmente en el tercer trimestre en donde se presentan mayores incomodidades para dormir por el tamaño del bebé, sumado a las constantes idas al baño y a la presencia de calambres.
  • Postparto: La época de Postparto suele ser otro de los momentos de la vida en los que las mujeres ven altamente alterados sus ciclos de sueño. Las nuevas rutinas del bebé y la lactancia, implican que la nueva madre deba despertarse varias veces en la noche, lo que genera trastornos en sus ciclos de sueño. Además también puede surgir la depresión postparto que trae consigo episodios de insomnio.

Además de todas las causas hormonales, se ha identificado que las mujeres son más propensas a sufrir de ansiedad, depresión y fibromialgia, enfermedades que pueden incluir el insomnio como uno de los síntomas asociados. De la misma manera, existen factores contextuales que influyen en el insomnio femenino, como problemas en las relaciones de pareja, la crianza de los hijos, y los ritmos de vida acelerados que implican la realización de diversas actividades en simultánea que alteran los ritmos de sueño.

¿Cómo se diagnostica el insomnio?

Para hacer un correcto diagnóstico del insomnio se debe realizar una visita a tu médico de confianza, de la misma manera, si empiezas un proceso de terapia psicológica, es probable que el profesional en psicología te ayude a determinar si tu caso en realidad corresponde al insomnio.

En la visita a tu médico es probable que te sugiera tener un análisis detallado de tus hábitos de sueño en un periodo no inferior a dos semanas, para determinar los patrones presentes. Si tienes claro lo anterior, comúnmente te realizarán exámenes para descartar que no se trate de otras enfermedades como la tiroides. Otro factor importante será determinar qué tipo de medicamentos consumes, puesto que algunos medicamentos recetados para problemas de hipertensión o depresión pueden incluir el insomnio dentro de los efectos secundarios.

Además de lo anterior, también existe una prueba denominada Polisomnografía, que es un estudio del sueño que se realiza durante toda una noche en un centro medico, en donde el personal autorizado, analizara tu función cerebral, tu ritmo cardíaco, movimiento ocular y otros factores importantes mientras duermes, con el fin de analizar tus patrones de sueño.

En términos generales esto es lo que debes saber sobre el insomnio en Costa Rica. Si crees que tienes problemas de insomnio, recuerda que la atención psicológica puede ayudarte a mejorar esta condición.

Referencias bibliográficas

Ávila, T. H. (2007). La angustia del insomnio (entre un abrir y cerrar de ojos). Revista de filología y lingüística de la Universidad de Costa Rica, 79-89.

Clínica Rahall (2017) El uso del móvil o tablet antes de dormir provoca insomnio. Clínica Rahall. Recuperado de: https://www.rahhal.com/blog/uso-movil-tablet-dormir-provoca-insomnio/

de Castro, F. L., Rodríguez, O. F., Ortega, M. M., & Agüero, L. F. (2012). Abordaje terapéutico del insomnio. SEMERGEN-Medicina de familia, 38(4), 233-240.

Rodríguez, Irene (2020) “CCSS ha girado 409 incapacidades por insomnio durante época de pandemia”. La Nación. Recuperado de: https://www.nacion.com/ciencia/salud/ccss-ha-girado-409-incapacidades-por-insomnio/5VHCEFHUGNEG5PIP43TALJJBQQ/story/

Sarrais, F., & de Castro Manglano, P. (2007). El insomnio. In Anales del sistema sanitario de Navarra (Vol. 30, pp. 121-134). Gobierno de Navarra. Departamento de Salud.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.