Skip to content

Trastorno de Alimentación Selectiva: ¿Qué es y cómo abordarlo?

Trastorno de Alimentación restrictiva
Lectura por Voz
Getting your Trinity Audio player ready...


El trastorno de alimentación selectiva, se encuentra dentro de la categoría de los trastornos de la conducta alimentaria. A diferencia de otros trastornos, este se caracteriza por la persistente aversión hacia ciertos alimentos o la negativa a probar nuevos sabores y texturas.

Este fenómeno no distingue edades ni géneros, afectando tanto a niños como a adultos, hombres y mujeres por igual. Aunque comúnmente se asocia con la infancia, donde las preferencias alimentarias son más notables, el trastorno de alimentación selectiva puede perdurar hasta la edad adulta, generando desafíos significativos en la alimentación diaria y, en última instancia, en la salud general de la persona.

El impacto del trastorno de alimentación selectiva en la salud integral no debe subestimarse. Las limitaciones dietéticas pueden conducir a deficiencias nutricionales, afectando el desarrollo físico y cognitivo en los niños, y generando problemas de salud a largo plazo en los adultos.

Además, puede tener consecuencias emocionales y sociales, ya que la restricción alimentaria puede llevar a sentimientos de vergüenza y ansiedad en situaciones sociales que involucren comida. Es crucial comprender la complejidad de este trastorno y abordarlo de manera compasiva y terapéutica para garantizar el bienestar general de aquellos que lo experimentan.

El trastorno de alimentación selectiva, también conocido como Trastorno Arfid, es una condición caracterizada por la persistente aversión hacia ciertos alimentos o la resistencia a probar nuevos sabores y texturas.

Trastorno de alimentación selectiva
Trastorno de alimentación selectiva

A diferencia de las preferencias alimentarias comunes, este trastorno va más allá de las simples elecciones y puede afectar significativamente la relación de una persona con la comida. Por lo general, se observa con mayor frecuencia en la infancia, cuando los niños muestran una resistencia marcada a probar alimentos nuevos, limitándose a un conjunto muy reducido de opciones.

Las personas que experimentan este trastorno a menudo presentan una fuerte preferencia por ciertos alimentos en términos de sabor, color, textura o incluso marca específica. Estas preferencias tan específicas pueden interferir con su capacidad para mantener una dieta equilibrada y variada, lo que, a su vez, puede tener consecuencias negativas para su salud nutricional y bienestar general.

Aunque el trastorno de alimentación selectiva se manifiesta con mayor frecuencia en la infancia, algunos individuos continúan enfrentándolo en la edad adulta. La comprensión y el abordaje de este trastorno son esenciales para proporcionar el apoyo necesario, ya que puede impactar la calidad de vida y generar desafíos en la alimentación diaria y las interacciones sociales.

El Trastorno de Alimentación Selectiva en adultos, también conocido como Trastorno Arfid, en su manifestación persistente, puede tener diversas causas que contribuyen a su desarrollo. Aunque se ha observado con mayor frecuencia en la infancia, persistir en la edad adulta puede estar vinculado a diferentes factores, tanto biológicos como psicológicos.

Trastorno de Alimentación Selectiva
Trastorno de Alimentación Selectiva

En algunos casos, las raíces del trastorno pueden encontrarse en la infancia, donde experiencias negativas relacionadas con la alimentación, como presiones para comer o asociaciones desagradables con ciertos alimentos, pueden dejar una marca duradera en las preferencias alimentarias de un individuo. Factores genéticos también podrían desempeñar un papel, ya que se ha observado una predisposición familiar a las tendencias selectivas en la alimentación.

A nivel psicológico, la ansiedad y el estrés pueden desencadenar o exacerbar el Trastorno de Alimentación Selectiva en adultos. Experiencias traumáticas relacionadas con la comida o problemas de control pueden contribuir a la formación de patrones restrictivos en la elección de alimentos. Además, factores relacionados con la sensibilidad sensorial, como la hipersensibilidad a ciertos sabores o texturas, también pueden influir en la persistencia de este trastorno en la vida adulta.

Es crucial abordar el Trastorno de Alimentación Selectiva en adultos desde una perspectiva integral, considerando tanto los aspectos biológicos como los psicológicos para comprender completamente su origen y desarrollar estrategias efectivas de intervención y apoyo.

Los Trastornos de Alimentación Selectiva o restrictiva, pueden tener consecuencias significativas en diversos aspectos de la vida de quienes los experimentan. En primer lugar, las restricciones alimentarias pueden conducir a deficiencias nutricionales, afectando el desarrollo físico y cognitivo, especialmente en niños que están en fases críticas de crecimiento. La limitada variedad de alimentos consumidos puede resultar en la falta de nutrientes esenciales, lo que potencialmente afecta la salud a largo plazo.

A nivel emocional, los Trastornos de Alimentación Selectiva pueden generar ansiedad y estrés en torno a las comidas. Las personas afectadas pueden experimentar sentimientos de vergüenza o incomodidad en situaciones sociales que involucren alimentos, lo que puede limitar su participación y disfrute en eventos sociales. Además, la preocupación constante por las preferencias alimentarias puede generar tensiones en las relaciones personales y familiares.

Desde una perspectiva social, los Trastornos de Alimentación Selectiva pueden tener un impacto significativo en la calidad de vida de quienes los padecen. La restricción alimentaria puede limitar las opciones en entornos sociales, como restaurantes o reuniones familiares, lo que puede generar sentimientos de aislamiento y exclusión.

Trastorno de Alimentación selectiva
Trastorno de Alimentación selectiva

Es crucial abordar estos trastornos de manera compasiva y multidisciplinaria, involucrando a profesionales de la salud mental y nutricional para brindar apoyo integral. La comprensión de las consecuencias potenciales es fundamental para abordar los Trastornos de Alimentación Selectiva y trabajar hacia soluciones que promuevan la salud física y emocional de aquellos que los experimentan.

El Trastorno de Alimentación Selectiva no distingue género ni edad, pero ciertos grupos de personas pueden ser más propensos a experimentarlo. En primer lugar, se observa con mayor frecuencia en la infancia, siendo los niños más susceptibles a desarrollar preferencias alimentarias intensas y resistencia a probar nuevos alimentos. No obstante, esta condición no es exclusiva de la niñez y puede persistir en la vida adulta.

Se ha sugerido que existen factores genéticos que pueden contribuir a la predisposición hacia el Trastorno de Alimentación Selectiva. Si hay antecedentes familiares de comportamientos alimentarios selectivos, la probabilidad de que los miembros de la familia desarrollen este trastorno puede ser mayor.

Además, las personas con sensibilidades sensoriales intensas, como la hipersensibilidad a ciertos sabores, o aquellas que han experimentado experiencias negativas relacionadas con la alimentación, como presiones excesivas para comer, pueden estar más inclinadas a desarrollar este trastorno. Factores psicológicos, como la ansiedad y el estrés, también pueden desempeñar un papel importante, ya que pueden influir en la forma en que una persona percibe y experimenta la comida.

Trastorno de Alimentación Selectiva
Trastorno de Alimentación Selectiva

Es esencial abordar el Trastorno de Alimentación Selectiva de manera individualizada, reconociendo y comprendiendo los diversos factores que pueden contribuir a su desarrollo. Un enfoque integral que involucre a profesionales de la salud mental y nutricional puede ser clave para brindar el apoyo necesario y ayudar a las personas a superar las barreras que este trastorno puede presentar en su relación con la comida.

El tratamiento del Trastorno de Alimentación Selectiva requiere un enfoque integral que aborde tanto los aspectos nutricionales como los psicológicos. Aquí hay algunas estrategias que pueden ser útiles:

Evaluación Profesional: Buscar la ayuda de profesionales de la salud, como nutricionistas, psicólogos o terapeutas especializados en trastornos alimentarios, es fundamental. Una evaluación completa ayudará a entender las causas subyacentes y diseñar un plan de tratamiento personalizado.

Terapia Conductual: La terapia conductual, especialmente la terapia cognitivo-conductual (TCC), puede ser beneficiosa. Ayuda a cambiar los patrones de pensamiento y comportamiento en torno a la alimentación, abordando miedos y ansiedades relacionados con ciertos alimentos.

Exposición Gradual: La exposición gradual a alimentos desafiantes puede ser efectiva. Introducir nuevos alimentos de manera progresiva, permitiendo que la persona se acostumbre a ellos de forma gradual, puede reducir la ansiedad asociada.

Involucramiento Familiar: En el caso de niños, involucrar a la familia en el proceso de tratamiento puede ser crucial. Los padres pueden desempeñar un papel activo al crear un entorno positivo y alentar hábitos alimenticios saludables.

Educación Nutricional: Proporcionar información nutricional puede ayudar a cambiar la percepción de ciertos alimentos. Entender los beneficios para la salud asociados con una dieta variada puede motivar a la persona a ampliar su repertorio alimentario.

Apoyo Emocional: Proporcionar apoyo emocional es esencial. La atención a las preocupaciones y ansiedades emocionales relacionadas con la alimentación puede contribuir significativamente a la recuperación.

Enfoque Gradual y Paciente: Es importante tener paciencia y avanzar de manera gradual. Cambiar los hábitos alimentarios lleva tiempo, y presionar demasiado puede aumentar la resistencia.

Trastorno de alimentación restrictiva
Trastorno de Alimentación restrictiva

Abordaje Multidisciplinario: Trabajar con un equipo multidisciplinario que incluya profesionales de la salud mental, nutricionistas y médicos puede proporcionar una atención completa y adaptada a las necesidades específicas de cada individuo.

En última instancia, el tratamiento exitoso del Trastorno de Alimentación Selectiva requiere un enfoque personalizado y compasivo, reconociendo las causas subyacentes y abordando tanto los aspectos físicos como emocionales de la condición.

El Trastorno de Alimentación Selectiva y la Anorexia son dos condiciones relacionadas con la alimentación, pero presentan diferencias clave en términos de sus características y manifestaciones clínicas.

El Trastorno de Alimentación Selectiva, también conocido como neofobia alimentaria, se caracteriza por la resistencia persistente a probar nuevos alimentos o la aversión hacia ciertos sabores y texturas. Por lo general, se observa en la infancia, aunque puede persistir en la edad adulta. Las personas con este trastorno suelen tener preferencias alimentarias muy específicas y limitadas, pero suelen mantener un peso corporal saludable.

Por otro lado, la Anorexia Nerviosa es un trastorno alimentario más grave y potencialmente peligroso. En la Anorexia, las personas tienen un temor intenso a ganar peso, lo que las lleva a restringir severamente la ingesta de alimentos, incluso cuando están significativamente por debajo del peso saludable. Además de la restricción alimentaria, la Anorexia se caracteriza por una percepción distorsionada del propio cuerpo, un temor excesivo al aumento de peso y, en muchos casos, una preocupación obsesiva por la imagen corporal.

Trastorno de alimentación restrictiva

Mientras que el Trastorno de Alimentación Selectiva se centra en las preferencias y aversiones alimentarias, la Anorexia implica una preocupación obsesiva por el peso y la figura corporal, con consecuencias físicas más severas. Ambos trastornos pueden tener impactos significativos en la salud física y emocional, pero es crucial distinguir entre ellos para garantizar un diagnóstico y tratamiento adecuados. En ambos casos, la intervención de profesionales de la salud mental y nutricional es esencial para abordar de manera efectiva las complejidades de estos trastornos alimentarios.

Si tú o alguno de tus seres queridos está enfrentando un Trastorno de Alimentación Selectiva, es fundamental reconocer que no estás solo en este desafío. En el Grupo Poïesis, comprendemos la complejidad de los Trastornos de la Conducta Alimentaria, y queremos ofrecerte el apoyo necesario para superar esta situación.

Este es nuestro Equipo de Psicólogos Expertos en Trastornos de la Conducta Alimentaria:

Contamos con un equipo de psicólogos expertos en trastornos alimentarios, listos para acompañarte en cada paso del proceso de recuperación. Nuestro enfoque personalizado y compasivo tiene como objetivo entender las necesidades específicas de cada individuo, proporcionando las herramientas y estrategias adecuadas para promover una relación saludable y equilibrada con la comida. En el Grupo Poïesis, estamos comprometidos a brindar el apoyo necesario para que puedas avanzar hacia una vida más saludable y plena.

No estás solo en tu proceso ¡Escríbenos! Nuestro Equipo Adminitrativo te ayudará a encontrar un Psicólogo de acuerdo con tus necesidades particulares.

Ayala Obando, N. A. (2017). Efecto de la Terapia de Juego Cognitivo-Conductual en Niños de 3 a 6 años, para Tratar la Alimentación Selectiva del Trastorno de Evitación/Restricción de la Ingesta de Alimentos (Bachelor’s thesis, Quito: USFQ, 2017).

Behar Astudillo, R. (2020). El amplio espectro de los trastornos evitativos/restrictivos de la ingestión de alimentos, ortorexia y otros desórdenes (alimentarios). Revista chilena de neuro-psiquiatría58(2), 171-185.

Fecha de actualización: (30 Abril 2024 KA)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio utiliza Akismet para disminuir el spam. Aprenda más de como sus comentarios son procesados.

Abrir chat
1
¿Chateamos?
Especialistas en Clínica Psicológica
Hola 👋🏻

Es un gusto tenerle por acá. Le damos la bienvenida a la Consulta Psicológica y Psicoanalítica del Grupo Poïesis 🏥 Somos Especialistas en Clínica Psicológica 🧠

Cuéntenos, ¿en qué podemos ayudarle?. Será un gusto poder Orientarle, nos vemos en la siguiente ventana 🚪 👉🏻 📱